10 datos sobre: El caso Myriad (BRCA-1 y BRCA-2)

cancer-de-mama1- El BRCA-1 y BRCA-2 son genes vinculados a la susceptibilidad de padecer cáncer de mama y de ovario (su acrónimo en inglés proviene de “breast cancer”). Las mutaciones en estos genes representan aproximadamente el 5% al 10% de casos de cáncer de mama.

2- Las alteraciones en los genes BRCA1 y BRCA2 interfieren en la producción normal o la actividad del gen, haciendo que la persona afectada presente una mayor susceptibilidad a padecer cáncer de mama o de ovarios y un mayor riesgo de recurrencia de la enfermedad una vez que ha sido diagnosticada.

3- Myriad Genetics Inc., en colaboración con la Universidad de Utah, fue la primera en descifrar la secuencia del gen BRCA-1 y solicitó la protección mediante una patente en 1994.

4- Junto con la Fundación de Investigación de la Universidad de Utah, Myriad es titular de las patentes estadounidenses n°5747282 y n°5710001 sobre el ADN aislado que codifica el polipéptido del BRCA-1. Myriad también posee la patente sobre un método de detección.

5- Posteriormente se presentaron otras solicitudes de patente sobre el segundo gen, BRCA-2, en EEUU y en otros países (patentes estadounidenses n°5837492 y n°6033857).

6- Canadá, con apoyo del Ministerio de Salud Pública de Ontario se negó cumplir con las condiciones impuestas por Myriad. Hasta hoy no se han presentado demandas por infracción de patentes.

7- En Europa, Francia, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Países Bajos y Reino Unido presentaron una demanda contra las patentes concedidas por la Oficina Europea de Patentes (EPO) a Myriad.

8- En octubre de 2001, el Parlamento Europeo adoptó una resolución opuesta a la patente de Myriad, repitiendo su llamamiento a la EPO para garantizar que todas las solicitudes de patentes en Europa no violen el principio de no patentabilidad de los seres humanos, sus genes o sus células en su ambiente natural.

9- Aún hoy Myriad ocupa una posición dominante sobre las patentes en los Estados Unidos, el principal proveedor de ensayos de mutaciones BRCA1 y BRCA2.

10- En el veredicto de 2000 de Madey vs Duke, un caso llevado a juicio en EEUU, el Tribunal de Apelaciones del Circuito Federal resolvió que las instituciones académicas pueden ser consideradas responsables de violación de patentes aún si se tratara de investigaciones sin fines de lucro.