Cecilia Grierson: pionera en la salud argentina

Cecilia Grierson fue la primera mujer médica de la Argentina y abrió camino a las miles más que eligen esa profesión hasta el día de hoy.

Nació el 22 de noviembre de 1859, de una pareja de escoceses que se instalaron en la provincia de en Entre Ríos. Con sólo 13 años de edad comenzó a trabajar y fue durante un tiempo maestra rural. Luego de cursar sus estudios secundarios, decidió dedicarse a la medicina, según contaba, por causa de la enfermedad de una amiga muy querida.

Se graduó de médica el 2 de julio de 1889 en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires, con tan sólo 30 años. Durante la cursada fue ayudante del Laboratorio de Histología, al tiempo que realizaba la práctica hospitalaria en la Asistencia Pública. Incluso en 1886 (3 años antes de recibirse) fundó la Escuela de Enfermeras del Círculo Médico Argentino. Se dedicó a la ginecología y obstetricia. En 1891 fue uno de los miembros fundadores de la Asociación Médica Argentina y en 1892 colaboró con la realización de la primera cesárea que tuvo lugar en la Argentina y

En agosto de 1894 se inscribió en un concurso para ser profesora sustituta de la Cátedra de Obstetricia para parteras, pero el concurso fue declarado desierto: el cargo le fue negado sólo por su condición de mujer (y tuvieron que transcurrir más de tres décadas para que una mujer, María Teresa Ferrari de Gaudino, ocupara ese cargo). La actividad de la doctora Cecilia Grierson fue intensa e ininterrumpida hasta su fallecimiento, el 10 de abril de 1934. En 1892 fundó la Sociedad Argentina de Primeros Auxilios.

Grierson fue una gran feminista y su lucha por los derechos de las mujeres no se limitó al campo de la medicina: en la primera década del siglo XX, reclamó para que se ampliaran los derechos civiles y políticos de las mujeres y organizó y participó de los primeros congresos feministas en el país. Fue también pintora, escultora y deportista.

Falleció el 10 de abril de 1934 en la ciudad cordobesa de Los Cocos, donde residía.

El ABC de la Copa

Quizás ya la escuchaste nombrar, quizás sin haber leído mucho pienses que es “cosa de hippies”, pero hay muchas razones por las cuales hoy muchas mujeres deciden comenzar a usar la copa menstrual. Después de recibir varios comentarios en Twitter, se nos ocurrió compilar toda la información que teníamos y contestar las preguntas más frecuentes sobre este maravilloso invento que está revolucionando la manera de gestionar nuestros períodos, obligándonos en el camino a hablar en voz alta sobre temas que aún son tabú y, creemos, deberían dejar de serlo. No somos médicas pero tenemos experiencia menstruando un poquito todos los meses desde hace ya varios años y somos además usuarias de la copa menstrual (y fanáticas) hace algún tiempo.

Empecemos por el principio…

¿Qué es la copa menstrual?

La copa menstrual (copita, copa -a secas-, copa vaginal o “shot de vampiro” para algunos/as) es un recipiente pequeño de forma cóncava que se inserta en la vagina durante la menstruación para recoger el flujo menstrual.

A diferencia de otros elementos (como las toallas higiénicas o los tampones -que se usan al igual que la copa, dentro de la vagina-) la copa no absorbe la sangre, sino que la recoge y contiene hasta una la que se extrae y la desecha.  

¿De qué material(es) está hecha?

Las copas menstruales pueden estar hechas de silicona médica, TPE (elastómero termoplástico), o látex dependiendo de la marca. Por los materiales que la componen no irrita ni seca las paredes vaginales y tampoco deja restos de fibras (a diferencia de ciertos tampones).

Algunas de estas copas no tienen látex, lo cual es una opción genial para las mujeres que son alérgicas a ese material (siempre es importante leer el detalle de los componentes)

¿Desde cuando existe?

Quizás hayas escuchado hablar de la copa hace muy poco tiempo y te parezca un invento súper nuevo pero uno de los primeros modelos registrados (similares a los que se consiguen hoy) es de ¡1937!.

Leona Chalmers (una actriz estadounidense) parece haber sido la primera en patentar una copa menstrual similar a la que conocemos en estos días. Fue comercializada hasta la segunda guerra mundial cuando la escasez de látex (material del que estaba hecha la original) obligó a cerrar la fábrica. Sin embargo, volvió al mercado en 1950. Su uso no se volvió masivo y la fábrica cerró, definitivamente, en 1963.

Hay reportes de que durante la década del 1970 la copa fue utilizada por las mujeres en Europa. Finalmente, hizo su regreso triunfal en la década de 1980 (aunque aún estaba fabricada con látex, material al que son alérgicas muchas mujeres). En las últimas décadas comenzaron a distribuirse las copas de silicona médica o TPE (elastómero termoplástico) lo que -junto con campañas publicitarias y testimonios de usuarias- contribuyó a aumentar su uso.

¿Cuáles se consiguen en Argentina?

A diferencia de hace un tiempo, ahora en Argentina se consiguen muchos modelos de varias marcas. Lo mejor es investigar, leer y decidir con cuál querés probar (tené en cuenta cuestiones como forma, tamaño, flexibilidad, material, colores).

Acá algunas de ellas:

Maggacup     FemmeCup    – MiaLuna

Fleurity          LilyCup           – NaturCup

MeLuna         LadyCup         – Mooncup

¿Cómo se esteriliza? ¿Dónde debería guardar la copa cuando no la estoy utilizando?

Antes de cada uso (inclusive antes del primero) la copa debe ser esterilizada. Para esto, alcanza con hervirla en agua de 3 a 5 minutos (de todos modos, es importante leer las instrucciones de cada una por si varían las indicaciones). Es importante controlar que haya suficiente agua para que la copa no se queme en el fondo del recipiente.

Durante el uso, es importante siempre lavarse las manos con agua y jabón antes de colocarla y de retirarla. Al vaciarla (y antes de colocarla nuevamente), puede enjuagarse sólo con agua fría o también utilizando jabón neutro (para evitar alergias o irritación).

Al guardarla entre un período y otro conviene hacerlo en una caja de cartón, madera o envuelta en un paño o bolsita de tela (muchas de ellas vienen con un recipiente en el cual guardarlas). Lo importante es evitar envases herméticos, plásticos o de vidrio para que se preserve mejor.

¿La copa, queda con olor?

No. Por los materiales que las componen (recordá que hay diferentes clases), no absorbe ningún olor. Lo que sí puede ocurrir con el tiempo es que el color de la copa cambie un poco. Esto es perfectamente normal y, si está dentro de los 5-10 años de “vida útil” que suelen garantizar los distintos entes reguladores encargados de aprobar el uso de esa silicona (consultá con el fabricante), este cambio en el color no presenta ningún inconveniente.

¿Cómo debo colocarla / quitarla?

Colocarla

Paso 1: lavarse bien las manos (jabón y agua, sin perfume, sin cremas). Se puede usar agua o lubricantes al agua para facilitar la inserción (sobre todo las primeras veces) aunque suele no ser necesario

Paso 2: aplanar la copa

Paso 3: formar una C plegando la copa (¡también hay otras maneras de hacerlo!)

Paso 4: insertar la copa plegada

Paso 5: girar apenas la copa desde la base (no desde el tirador) para ayudar a que se despliegue y asegurarse de que no habrá pérdidas

Retirarla

Paso 1: lavarse bien las manos (jabón y agua, sin perfume, sin cremas)

Paso 2: relajar los músculos de la vagina

Paso 3: apretar la base inferior para lograr romper el vacío

Paso 4: retirarla de a poco moviéndola de lado a lado

Paso 5: vaciar el contenido

Para reutilizarla

Paso 6: enjuagar con agua fresca y jabón neutro (o sólo agua)

¿Y si no me resulta cómoda?

Como le sucede a algunas personas con los tampones (quizás te sucedió y no lo recuerdes porque fue hace mucho), acostumbrarse a la copa puede llevar tiempo. Algunos hacen referencia a una “curva de aprendizaje” que puede llevar entre uno y tres ciclos hasta que resulte absolutamente cómoda (no debería general molestias ni al insertarla ni al retirarla, ni deberían producirse filtraciones durante su uso).  

También puede ser por causa de que la copa que elegiste no sea de las más blandas. Es importante informarse antes de comprar y elegir el tamaño y el material más adecuado para cada una (luego de las preguntas hay varios links que pueden servirte).

¿Qué pasa si no puedo ponérmela? ¿y si aún no me resulta cómoda?

¡No pasa nada! Quizás no es el método para vos. Probá con otros que te resulten cómodos. Lo importante es entender que el mejor método es el que mejor te resulta a vos. Existen otros métodos de gestionar tu menstruación reutilizables que no requieren entrar en contacto directo con tu canal vaginal.   

¿Con qué frecuencia tengo que vaciarla?

Al igual que con tampones y toallas higiénicas, eso depende de cada una y del momento del ciclo menstrual. También del tamaño de la copa pero, por lo general, las copas suelen tener una capacidad de contención hasta 5 veces más grande que la de los métodos convencionales. Si hay flujo intenso, puede llegar a ser cada tres-cuatro horas. Con flujo medio o bajo, puede mantenerse dentro del cuerpo hasta 12 horas (lo cual es una gran ventaja por sobre los otros métodos).

¿Cómo limpio mi copa si estoy en un baño público?

Teniendo en cuenta que es posible usar la copa hasta 12 horas seguidas, es muy probable que realices menos viajes al baño en horarios laborales o de estudio y sea más fácil poder garantizar tener, en algún momento, acceso a un baño privado (o para discapacitados/as) para poder cambiarte. Si no es así y las 12 horas se cumplen y te encontrás fuera de casa o estás con un período abundante y necesitás desagotar tu copita, una buena idea es llevar con vos una botella de agua para poder higienizarla sin necesidad de salir al área común de lavado. Existen también algunas toallitas húmedas de uso específico pero, lamentablemente, aún no se comercializan en Argentina. Más allá de estas recomendaciones, celebramos a quienes se atreven a romper el tabú y lavan su copa en los espacios comunes de los baños de las oficinas, escuelas, shoppings, etc. (siempre con cuidado y dejando todo limpio para quien va utilizarlos despúes) ¡Los hábitos culturales cambian por gente valiente como ustedes!

Tamaños y cómo elegirlos

La mayoría de las copas vienen en dos tamaños, pero algunas tienen hasta cinco. La diferencia está en el diámetro y en la cantidad de flujo que absorbe (hay algunas para chicas que recién comienzan a menstruar y otras para quienes han dado a luz una o más veces).  Siempre lo que conviene es leer las especificaciones de la marca que vas a comprar para estar segura de elegir la ideal para tu cuerpo.

Tené en cuenta que en muchos de los modelos el agarradero de la copa puede ser cortado para que te resulte más cómodo (vienen en forma de palito, bolita o anillo y quedan dentro de la vagina una vez puesta). Recordá que para quitarla tenés que pellizcar el fondo de la copa para romper el vacío, nunca tirar directamente del agarradero.

¿Qué pasa con quienes no tuvieron relaciones sexuales?

No haber tenido relaciones sexuales no es un impedimento para usar la copa, siempre que haya ganas de probar el método y de conocer el propio cuerpo ya que la copa requiere de un involucramiento físico con la gestión de tu menstruación. Las más jóvenes, quienes recién tuvieron su menarca, sería bueno que cuenten con el acompañamiento de sus familias en el proceso o que visiten a su ginecóloga/o de confianza para charlar y tener más información. La copa menstrual, como los tampones, pueden “romper el himen”. El himen es un tejido finito que recubre la entrada vaginal. Si bien en ciertas culturas aún existe la creencia de que un himen intacto es símbolo de virginidad, la realidad es que nada tiene que ver con esto. Hay personas que nacen sin himen y otras que pueden romperlo en actividades no sexuales, como usar un tampón o andar en bicicleta.

¿Tengo que retirarla para orinar y/o defecar?

No. Antes que nada, es importante remarcar que en la zona tenemos tres orificios: la uretra, la vagina y el ano. Como la copa se inserta directamente en la vagina, no debería interferir con el funcionamiento de ninguno de los otros dos. A diferencia de lo que puede ocurrir cuando usamos tampones que por movimientos al orinar o defecar pueden deslizarse por el canal vaginal, con la copa esto no es un problema. La copa se adhiere a las paredes haciendo una suerte de vacío que requiere de nuestra intervención con los dedos para romperse, por lo que en ningún momento entra en contacto con nuestros desechos.

Algunas ventajas y desventajas

Ventajas Desventajas
Si bien la inversión inicial es alta (entre $300 a $700 dependiendo del modelo) se recupera en menos de un año Como los tampones, puede ser un poco complicada de usar al principio y puede llevar hasta 3 ciclos acostumbrarse.
Te permite realizar todo tipo de actividades sin problema alguno (incluso deportes, nadar, correr) Puede modificar la membrana vaginal (conocida como himen) en las mujeres que no han tenido relaciones sexuales
Casi no tiene impacto ambiental (¿pensaste alguna vez en todas las toallitas / tampones que tiraste a la basura) Puede ser incómoda de limpiar en baños públicos que no dispongan de un lavabo privado.
Una vez colocada no se siente. De verdad. Nada Puede haber pérdidas de flujo y mancharnos si no estamos usando la talla correcta
Como es reutilizable no tenés que salir a comprar de apuro.
Podés dormir desnuda sin manchar sábanas

 

IMPORTANTE: El uso de la copa no se recomienda para embarazadas (que manchan) ni puérperas. En caso de que tengas un DIU es importante que consultes con tu ginecólogo/a

 

Dos razones extras para bancar la copa

Le mejora la vida a muchas mujeres: en regiones pobres del planeta, donde el acceso a baños es restringido y donde la menstruación es tabú, el uso de la copa ayuda a que muchas chicas puedan seguir yendo a la escuela.

Es un viaje de ida: la preferencia de este método por sobre otros ha llegado a ser del 90% entre las mujeres que la probaron durante 3 meses

¿Tenés preguntas/sugerencias? Escribinos por Twitter y las agregamos

Mayra: @ohmaybe        Laura: @LauraFBelli

 

¿Son las mujeres mejores médicas que los varones?

¿En qué difiere la atención médica por parte de una profesional mujer de la de un varón? ¿son las mujeres mejores médicas? Una investigación publicada este mes en JAMA Internal Medicine (una de las revistas más prestigiosas en el área) sugiere que puede ser cierto.

Se trata de un estudio sobre pacientes hospitalizados que mostró que aquellos atendidos por profesionales mujeres tuvieron una tasa menor de mortalidad durante la internación y también de reinternación luego del alta.

Mas allá de que se trata de un estudio particular (cuyos resultados no pueden extrapolarse a toda la comunidad médica), es interesante pensar si acaso el género del/la profesional es significativo para el tratamiento de pacientes. Lo que los resultados del estudio muestran es que que las posibles diferencias en los patrones de práctica entre médicos varones y mujeres pueden tener importantes implicaciones clínicas.

¿Cuáles pueden ser estas diferencias? Otros estudios mostraron que las mujeres médicas siguen más los protocolos y desarrollan una atención más centrada en la comunicación con el/la paciente que sus colegas varones. Mayores niveles de empatía parecen arrojar mejores resultados en la práctica clínica.

Es quizás tiempo de que las facultades de medicina incorporen estos enfoques a sus currículas.

Revista Redbioética/UNESCO Convocatoria a autores/Convocatória aos autores/Call for papers Número 13 (enero-junio 2016)

Revista redbioetica logo

La Revista Redbioética/UNESCO es una publicación bianual de la Red de Bioética Latinoamericana y del Caribe UNESCO cuyo objetivo es difundir y promociona los principios establecidos en la Declaración Universal de Bioética y Derechos Humanos, tal como la misma Declaración lo reclama.
Con el convencimiento de que la sensibilidad moral y la reflexión ética deberían ser parte integrante ineludible y prioritaria en el proceso de desarrollo de la región latinoamericana, abre un espacio a las voces del continente para encontrar el lugar que debe ocupar en ese desarrollo la ciencia y la tecnología, la economía y la política, las cuestiones sociales y antropológicas. Ante los problemas que suscita ese desarrollo que tienen muchas veces respuestas violentas, o adecuadas a otras latitudes, o manipuladas por los poderes de turno, la Revista Redbioética/UNESCO aspira a constituirse en un espacio de activo debate en el ámbito de la bioética de Latinoamérica y el Caribe. Es desde este propósito que la Bioética considera que debe desarrollar los fundamentos éticos que permiten considerar a los derechos humanos como el marco de referencia de toda reflexión acerca de la justicia y la defensa del derecho a la vida humana y no humana. Hay dos cuestiones basales que deben ser afrontadas cuando se pretende hacer estas reflexiones sobre la realidad de América Latina: la desigualdad y el poder y su incidencia en las relaciones políticas, sociales y económicas como causa de violación de derechos. En razón de ello, la revista dedicará este número a cuestiones que respondan a la consigna: “Bioética y asimetrías de poder: explotación, desigualdad y derechos humanos”.
El carácter multidisciplinario de la Bioética permitirá a los autores latinoamericanos y de otras latitudes abordar la problemática de las asimetrías del poder desde diferentes perspectivas: política, científica, social, ambiental, sanitaria, educacional, histórica, antropológica. Todas estas miradas ayudarán a plantear y replantear, según sea necesario, derechos que son menospreciados, enmascarados, olvidados en el presente y que ciertamente lo serán en el futuro si no somos capaces de hacer algo para evitarlo. La bioética no es sólo un relato sino sobre todo un compromiso por instaurar la justicia en las relaciones de los hombres entre sí y con el mundo en que habitan.

Fecha de cierre para el número de enero-junio 2016: 1/5/2016
Instrucciones a los Autores: http://revistaredbioetica.wordpress.com/instrucciones-a-los-autores/
Instruções a Autores: http://revistaredbioetica.wordpress.com/instrucoes-a-autores/
Instructions for Authors: http://revistaredbioetica.wordpress.com/instructions-for-authors/
Los trabajos deben ser enviados a Editor: revistaredbioetica@unesco.org.uy

Charla: Investigar con respeto – Bioética de las Investigaciones Biomédicas

 

Charla-debate. Como resultado del Encuentro Nacional de Bioética de las Investigaciones Biomédicas, convocado el 16 de mayo de este año por el Comité de Ética y Programa de Bioética del Hospital de Clínicas-UBA y la Comisión de Bioética de la Fundación FEMEBA, se produjo el documento titulado “Investigar con Respeto. Acta de Responsabilidad y Compromiso en Bioética de las Investigaciones Biomédicas”. El documento analiza los serios problemas éticos vinculados al crecimiento en el número y complejidad de los ensayos clínicos con medicamentos. La inclusión de miles de lactantes, niños y adolescentes, adultos mayores, y personas con su capacidad restringida por situaciones de salud para tomar la decisión de participar o no en alguno de estos ensayos, son algunas de las situaciones de personas o grupos en situación de vulnerabilidad que exigen analizar con sumo cuidado a las investigaciones biomédicas. En esta charla-debate se analizarán en modo abierto al público en general, las propuestas que presenta el documento para garantizar el respeto de los derechos a la integridad, la autonomía de la voluntad, la salud y el bienestar de quienes participan en estas investigaciones, y se invitará a adherir o colaborar con esta propuesta. Participan: María Luisa Pfeiffer (Asociación BIO&SUR de Bioética y Derechos Humanos), Miguel Chaves Zambrano (Comité de Ética del Hospital de Clínicas), Héctor Buschiazzo (Comisión de Bioética de la Fundación FEMEBA), y Juan Carlos Tealdi (Coordinador del Encuentro Nacional de Bioética de las Investigaciones Biomédicas).

Organizan: Asociación BIO&SUR de Bioética y Derechos Humanos, y Departamento de Salud del CCC. Centro Cultural de la Cooperación. Corrientes 1543, CABA. Sala: Meyer Dubrovsky, 3er.piso.

Viernes 24 de Octubre, de 17.00 a 19.30 hs.

Chau Tabú: Hola salud sexual y reproductiva libre y responsable

El sitio sobre salud sexual y reproductiva Chau Tabú es un proyecto de la Dirección de Políticas de Juventud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que cuenta con el apoyo de la Fundación Huésped, la Fundación Lactancia y Maternidad (Fundalam) y la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT).  Está pensado para orientar y dar respuesta a las preguntas que los/as jovenes puedan tener sobre sexo y salud.

Si, sobre sexo. SEXO. S-E-X-O. Un tema que -como bien lo indica el nombre de esta web- sigue siendo un tabú.

Angeles Castro publicó una nota en el diario La Nación (uno de los más importantes de Argentina) con el título “Chau Tabú: polémico sitio de orientación sexual de la Ciudad” (se puede leer acá) que fue levantada y replicada por muchísimos medios del país (incluyendo, por supuesto, el adjetivo “polémico”).

¿Por qué polémico? Porque habla de masturbación, sexo anal y sexo oral sin condenar ninguna de estas prácticas; porque alienta a los adolescentes a vivir una sexualidad responsable, sin culpa, con quienes deseen (sin importar el género de la pareja sexual elegida); porque muestra en detalle cómo son los órganos genitales masculinos y femeninos ¡el horror! y además ¡con un registro descontracturado pensado para quienes está destinada la información!; porque explica en detalle métodos anticonceptivos, tests de embarazo, aborto, etc. En pocas palabras: porque da el mensaje de que todos tenemos derecho a vivir una sexualidad libre y responsable.

Hace tiempo vengo trabajando sobre salud sexual y reproductiva, tuve la suerte de intercambiar ideas con muchos especialistas en el tema en congresos y jornadas y ver de cerca como se trabaja en el Programa de Salud Sexual y Reproductiva de mi hospital. Y aunque me parezca una obviedad decir esto, creo que nunca está de más:

– El sexo (vaginal, anal, oral, en pareja, con amantes casuales, entre personas del mismo sexo, etc., etc. Y TODOS LOS ETCÉTERAS POSIBLES) es un acto fantástico siempre que sea deseado y consentido por todos/as los que participan.

– El deseo y la orientación sexual de un adolescente no se modifican a gusto y parecer de padres y madres (por más que más de una persona así lo crea). De verdad. Si, de verdad.

– Los niños/as y adolescentes preguntan sobre sexo, hablan sobre sexo y tienen relaciones sexuales LES GUSTE O NO A LOS ADULTOS. Entonces ¿qué mejor que hablar con honestidad del tema para que se cuiden y cuiden a los otros? La falta de información, los mitos que circulan (diferentes según las diferentes edades, grupos de pertenencia, condición socioeconómica, etc.) y la falta de diálogo abierto y sincero sobre el tema tienen muchas veces resultados como embarazos no deseados, abusos o infecciones de transmisión sexual.

– La falta de información a temprana edad genera adultos que no saben disfrutar de una sexualidad plena y saludable (y que muchas veces siguen arrastrando prejuicios y mitos que aprendieron mientras crecían). La violencia sexual dentro de la pareja es una triste consecuencia de esto (y es un tema tan tabú -o aún más- que la educación sexual para niñosas o adolescentes).

Iniciativas como Chau Tabú son un excelente primer paso para mejorar la salud sexual y reproductiva en un país al que le falta hacer muchísimo por estos temas. Me saco el sombrero ante todos los que trabajaron para crearla.

Educación sexual para niños/as

¿De dónde venimos? (Where did I come from? The Facts of Life Without Any Nonsense and with Illustrations en su idioma original) es un libro de Peter Mayle que se publicó por 1era vez en la década del ´70. A través de un lenguaje simple, directo y con buenas ilustraciones explica los precesos reproductivos que dan lugar, finalmente, al nacimiento de un bebé.

Como es lógico por los años que tiene, atrasa en ciertas cuestiones (no incluye perspectiva de género ni lo relativo a reproducción asistida). Sin embargo, sigue siendo -a mi entender- el mejor recurso de educación sexual para niños/as hasta el día de hoy.

Aquí un video realizado a partir del libro, en español:

 

Para los pre-adolescentes, del mismo autor, existe el libro “¿Qué me está pasando?” que sigue la misma línea de la versión infantil. Estos eran los dos libros: